¿En la Luna hay agua?una radiografía de esto

6 Ago

A finales del año 2009 la sonda LCROSS (siglas de Lunar Crater Observation and Sensing Satellite) desató la euforia entre todos a los que la Luna nos apasiona al obtener pruebas sólidas de que en nuestro único satélite natural hay agua. Lo mejor de este caso fue que, a diferencia de varios anuncios anteriores relacionados con el tema que nos ocupa, lo que se encontró no fueron pequeños indicios de la existencia de agua en forma de pequeñas trazas sino pruebas contundentes por lo abundante (hallaron unos 80 litros de agua congelada a alrededor de 230 grados bajo cero en un cráter). Este fue el gran primer bombazo sin ninguna duda, pero no tardarían en llegar más.

Pocos meses después del descubrimiento de la LCROSS, concretamente en marzo de este año, el radar Mini-SAR de laNASA – que viaja a bordo de la sonda india Chandrayaan-I -”escaneó” la superficie lunar con pulsos polarizados que le permitieron medir su rugosidad, gracias a lo que detectó nada más y nada menos que 40 cráteres lunares de entre una y nueve millas de diámetro con hielo en su interior (unos 600 millones de toneladas de agua congelada en total según las estimaciones). Este segundo descubrimiento, además de ser la segunda gran confirmación de que en la luna hay agua, también fue el primero que echaba luz sobre la pregunta que reza en el título. Todo parecía indicar pues que en la Luna no solamente había agua sino que además se podía encontrar en grandes cantidades, lo que justamente confirmó un tercer trabajo científico por el mes de junio capitaneado por Francis McCubbin del Laboratorio de Geofísica del Carnegie Institute el cual un cuarto acaba de contradecir en las últimas horas como decía al principio (y en este momento ya entramos al meollo de la cuestión).

McCubbin y su equipo aseguraron en junio que, basándose en los resultados obtenidos de analizar dos pequeños trozos de Luna traídos a la tierra en las expediciones Apolo, los minerales lunares contenían al menos 100 veces más cantidad de agua de lo que inicialmente se pensaba. Pues bien, ahora otro grupo de científicos, estos de la Universidad de Nuevo México dirigidos por Zachary Sharp, han vuelto ha analizar esas mismas dos rocas lunares y sus conclusiones son diametralmente diferentes a las de McCubbin. Según este último estudio, basado en el análisis de la composición de isótopos de cloro de las rocas, el interior de la luna es anhidro y también creen que siempre fue así, en contra nuevamente de lo apuntado por otros estudios, de lo que se deduce a su vez que en la Luna nunca existieron condiciones para que hubiera vida.

dato:alt1040

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: